Colección de muñecas de Inma



Ellowyne Wilde en Noruega

butterflies Page title butterflies




En Oslo, agosto de 2009.

Ellowyne Save Me.

El puerto.






Haciendo guardia en el Palacio Real.






En el Museo folclórico.






Meditando en el interior de una vieja iglesia de madera del Museo folclórico.






En el Museo de Barcos Vikingos.











En Bodo y alrededores, agosto de 2009.

Visitando el Museo de la Aviación, en Bodo.






Casas de madera tradicionales en Kjerringoy.






Posando con flores, en Kjerringoy.






Paisaje de cuento en Kjerringoy.






Admirando el glaciar de Svart-Isen.






Entre flores en el glaciar de Svart-Itsen.






Noruega es también la tierra de los arco iris. Tuvimos la suerte de poder admirar unos cuantos.






Reflejos en el Parque Nacional Rago.






En el Parque Nacional Rago.











En las Islas Lofoten, agosto de 2009.

En las maravillosas Islas Lofoten, la tierra del viento, con sus cielos nublados, y el aire cargado de magia.






A las Islas Lofoten deberían llamarlas las Islas Melancólicas.






En las Lofoten, los paisajes son dramáticamente bellos.






Ellowyne se sintió como en casa en esas islas encantadas.











En Bergen, agosto de 2009.

Casas de maderas resistiendo el paso de los siglos.






En el jardín de un palacio.






Buscando troles (seres mágicos del folclore escandinavo y de la literatura fantástica de esos países)






Ellowyne tuvo finalmente la ocasión de conocer a varios troles. Uno incluso se enamoró de ella.






Comprando una muñeca en los puestos de souvenirs.






Una iglesia en lo alto de una colina.






Nos divertimos mucho con el funicular y sus maravillosas vistas.






Posando delante de una puerta antigua.






El puerto.






Lluvia y melancolía en el hotel.






Ellowyne y su muñeca, ambas con un traje típico de Noruega.











De Flam a Myrdal, Agosto de 2009.

Delante de la estación de trenes de Flam, un pintoresco pueblecito de Aurlandsfjord.






El tren que recorre el camino de Flam a Myrdal es una de las atracciones más conocidas y más espectaculares de Noruega. En sus 20 km de recorrido, se pueden admirar ríos, cascadas, precipios, montañas nevadas... Aquí tenemos a Ellowyne posando delante del tren.






El tren efectúa una parada en la cascada de Kjosfossen.






En el camino de vuelta, ya en el tren de Myrdal a Bergen, Ellowyne se encontró con una pequeña trol qui quiso acompañarla en sus sueños a través del cristal de la ventana.











El fiordo Sognefjord, agosto de 2009.

El fiordo Sognefjord es el más largo (200 km) y el más profundo de Noruega. Dicen de él que es uno de los destinos turísticos más bonitos del mundo.






Una imagen vale más que mil palabras.











En el avión, Ellowyne estuvo recordando su viaje a Noruega entre suspiros. Cliquea la foto para ver sus recuerdos en Youtube.